Montaña adentro Ver más grande

Montaña adentro

REPAR-CD-A

Usado

Lejos de la ciudad, las fuerzas telúricas resultan similares en poder a las pasiones que se desatan entre los habitantes de un rincón campesino, enclavado en la montaña: una muchacha, Cata, que ha tenido un hijo sin casarse, será la víctima de la tragedia desatada por los celos, el machismo y el alcohol.

Más

Montaña adentro

Montaña adentro

Lejos de la ciudad, las fuerzas telúricas resultan similares en poder a las pasiones que se desatan entre los habitantes de un rincón campesino, enclavado en la montaña: una muchacha, Cata, que ha tenido un hijo sin casarse, será la víctima de la tragedia desatada por los celos, el machismo y el alcohol.

Enviando, espera por favor...

¡Tu pregunta ha sido enviada! Te contestaremos tan pronto como sea posible.

¡Lo siento! Ha ocurrido un error enviando tu pregunta.

6,73 €

Ficha técnica

Autor/a Marta Brunet
Prólogo Guillermo de Torre
Descripción física 18 x 12cm, 154 p.
Año edición Buenos Aires, 1953
Colección Biblioteca Contemporánea, 253
Editorial Losada

Más

Montaña adentro

Publicada en 1923, esta primera obra de Marta Brunet concitó el aplauso unánime de la crítica que alabó la pericia de la autora y la objetividad de su relato, subrayando aquellos aspectos y elementos de la novela que reflejaban la tendencia narrativa de la época. Desde la perspectiva actual, resulta interesante el planteamiento que la autora hace, aunque de manera ficticia, de la condición de la mujer campesina en esos años y la vigencia que el tema aún tiene en la actualidad.

Bestia dañina

En este relato se enfatiza la posición conflictiva de la mujer en la sociedad rural, su papel secundario, constreñido a los quehaceres domésticos y el valor insignificante que se le asigna en la escala social. Su título apunta a la mujer demonizada, subversiva que atenta contra los valores establecidos de la fidelidad y de la honra, pero también apunta a las condiciones precarias de libertad en que se desenvuelve la mujer campesina, sometida a los deseos y voluntad de su amo y señor: el padre o el marido. Santos Flores, viudo con tres hijas, es presa de una pasión otoñal que le inspira la juventud de Isabel Rojas, la bestia dañina, y la promesa de darle ese hijo varón que le permitiría escapar al sentimiento de humillación provocado por esta carencia. Inútilmente María Mercedes, una de sus hijas, se rebelará ante esta unión desigual, reprochándole este matrimonio con una mujer tan joven, de dudosa conducta moral; su empecinamiento así como el carácter simulador de la joven esposa conducirán a la caída de Santos y al derrumbe de los valores que encarna, sumiéndolo en la deshonra y el dolor. A través del relato de la fiesta del matrimonio, el lector va percibiendo la personalidad de «la bestia dañina» y también algunos de sus rasgos físicos, que explican el deslumbramiento del anciano novio. En el transcurso de la fiesta, Meche huye con Víctor Alfaro, despechada por el casamiento del padre. Entre tanto Chabela Rojas, la flamante esposa, confiesa a su tía la alegría por el distanciamiento de Meche, porque es la única de las tres hijastras que representa un peligro para ella y sus propósitos: don Fanorcito, sobrino del dueño del fundo, la asediaba y ella le había prometido ser suya después de su matrimonio. El frenesí de la pasión extramarital les hace perder todo recato y cuidado lo que desembocará en un final trágico, cuando el esposo engañado sorprende a los amantes bajo su propio techo. La novela aparece en 1926 y la crítica destaca el manejo brillante que la autora hace del lenguaje como de la fuerza dramática que imprime al argumento.

María Rosa, flor del Quillén

A partir de su título este relato es una sátira en contra del donjuanismo rural y de los estereotipos femeninos. El epíteto «flor del Quillén» de la protagonista encierra el conjunto de cualidades asignadas a la mujer, tales como belleza, virtud, recato, pero también su imagen alienada, ajena a las flaquezas del ser humano. María Rosa casada con un hombre mayor se siente fuertemente atraída por un sujeto más joven, él cual ha apostado por su caída, demostrando de este modo que todas las mujeres son iguales. La atracción que Pancho ejerce sobre ella provocará su desliz, sin embargo encontrará la salida para no ser victimizada por esta pasión y de paso castigar al Don Juan criollo.

Reseñas

Escribe tu opinión

Montaña adentro

Montaña adentro

Lejos de la ciudad, las fuerzas telúricas resultan similares en poder a las pasiones que se desatan entre los habitantes de un rincón campesino, enclavado en la montaña: una muchacha, Cata, que ha tenido un hijo sin casarse, será la víctima de la tragedia desatada por los celos, el machismo y el alcohol.

Productos Relacionados