¡Indignaos! Un alegato contra la indiferencia y a favor de la insurrección pacífica Ver más grande

¡Indignaos! Un alegato contra la indiferencia y a favor de la insurrección pacífica

LQ-PEN-1

Usado

«¡Indignaos! Hoy se trata de no sucumbir bajo el huracán destructor del consumismo voraz y de la distracción mediática mientras nos aplican los recortes. ¡Indignaos! Sin violencia. Como cantara Raimon contra la dictadura: Digamos NO. Actuad. Para empezar, ¡Indignaos!» JOSÉ LUIS SAMPEDRO

Más

¡Indignaos! Un alegato contra la indiferencia y a favor de la insurrección pacífica

¡Indignaos! Un alegato contra la indiferencia y a favor de la insurrección pacífica

«¡Indignaos! Hoy se trata de no sucumbir bajo el huracán destructor del consumismo voraz y de la distracción mediática mientras nos aplican los recortes. ¡Indignaos! Sin violencia. Como cantara Raimon contra la dictadura: Digamos NO. Actuad. Para empezar, ¡Indignaos!» JOSÉ LUIS SAMPEDRO

Enviando, espera por favor...

¡Tu pregunta ha sido enviada! Te contestaremos tan pronto como sea posible.

¡Lo siento! Ha ocurrido un error enviando tu pregunta.

2,40 €

Ficha técnica

Autor/a Stéphane Hessel
Prólogo José Luis Sampedro
Título original Indignez-vous!
Traducción Telmo Moreno Lanaspa
Descripción física 13,5 x 19,5 cm, 60 p.
Año edición Barcelona, 2011
ISBN 978-84-233-4471-0
Colección Imago Mundi, 195
Editorial Destino

Más

Cuando alguien como Stéphane Hessel llama a la «insurrección pacífica», a desperezarse, a rebelarse, hay que escucharle. Porque Hessel sabe de lo que habla: miembro de la Resistencia francesa, superviviente de Buchenwald, militante a favor de la independencia argelina y defensor de la causa palestina, este eterno luchador fue, además, miembro del comité que redactó la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948. 

Por eso, cuando reclama «un motivo de indignación» para todos hay que hacerle caso. Porque «las razones para indignarse pueden parecer hoy menos nítidas o el mundo, demasiado complejo», pero siguen ahí, en la dictadura de los mercados, en el trato a los inmigrantes, a las minorías étnicas. «Buscad y encontraréis», nos dice, «coged el relevo, ¡indignaos!», porque «la peor actitud es la indiferencia. Si os comportáis así, perdéis uno de los componentes esenciales que forman al hombre: la facultad de indignación y el compromiso que la sigue». Un mensaje que ya ha contagiado a millones de personas en todo el mundo.

 

Stéphane Hessel (Berlín, 1917-París, 2013), el diplomático germano-francés que dio nombre a la indignación, tuvo como padres a dos espíritus libres, el escritor de origen judío Franz Hessel y la pintora Helen Grund, que formaron con Henri-Pierre Roché el célebre trío que retrató Truffaut en Jules y Jim. Creció y se formó en París, desde donde, en 1941, viajó a Londres para unirse a la Resistencia del general De Gaulle contra la invasión nazi. Detenido y brutalmente interrogado por la Gestapo, fue deportado al campo de exterminio de Buchenwald, de donde logró salir tras intercambiar la identidad con un preso ya fallecido. Tras la segunda guerra mundial participó en la redacción de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948. Su carrera diplomática le llevó a la Indochina francesa, Argel, Ginebra, y a asumir tareas de mediador en situaciones extremas, como en Burundi en 1994, en vísperas del genocidio en la vecina Ruanda. Una dilatada labor reconocida en 1981 con la dignidad de embajador de Francia. 

En sus últimos años alcanzó la fama internacional gracias a ¡Indignaos! (2011), un libro que canalizó el sentimiento popular y cuyo legado aún perdura. Entre sus obras están también ¡Comprometeos! (2011), las memorias Mi baile con el siglo (2011) y, junto al filósofo Edgar Morin, El camino de la esperanza (2012), todas ellas publicadas en Destino.

Reseñas

Escribe tu opinión

¡Indignaos! Un alegato contra la indiferencia y a favor de la insurrección pacífica

¡Indignaos! Un alegato contra la indiferencia y a favor de la insurrección pacífica

«¡Indignaos! Hoy se trata de no sucumbir bajo el huracán destructor del consumismo voraz y de la distracción mediática mientras nos aplican los recortes. ¡Indignaos! Sin violencia. Como cantara Raimon contra la dictadura: Digamos NO. Actuad. Para empezar, ¡Indignaos!» JOSÉ LUIS SAMPEDRO

Productos Relacionados