Lucha de historias, lucha de memorias. España 2002-2015 Ver más grande

Lucha de historias, lucha de memorias. España 2002-2015

AL 9788494323720

Nuevo producto

Dentro de cierto tiempo habrá quien diga que la lucha de ciertos historiadores a partir del final de la dictadura por restablecer la verdad de lo ocurrido y el movimiento social pro memoria desde fines de los noventa y muy especialmente de la pasada década, no existieron o no tuvieron la menor importancia. No sería la primera vez que esto ocurre en nuestro país.

Más

1 Ejemplar

Lucha de historias, lucha de memorias. España 2002-2015

Lucha de historias, lucha de memorias. España 2002-2015

Dentro de cierto tiempo habrá quien diga que la lucha de ciertos historiadores a partir del final de la dictadura por restablecer la verdad de lo ocurrido y el movimiento social pro memoria desde fines de los noventa y muy especialmente de la pasada década, no existieron o no tuvieron la menor importancia. No sería la primera vez que esto ocurre en nuestro país.

Enviando, espera por favor...

¡Tu pregunta ha sido enviada! Te contestaremos tan pronto como sea posible.

¡Lo siento! Ha ocurrido un error enviando tu pregunta.

25,00 € con IVA

Ficha técnica

Autor/a Francisco Espinosa Maestre
Prólogo Francisco Moreno Gómez
Descripción física 17 x 24 cm, 590 p.
Año edición 2015
ISBN 978-84-943237-2-0
Colección El pasado oculto
Editorial Aconcagua Libros

Más

Este libro, escrito por un historiador implicado en el movimiento pro memoria, reúne una serie de artículos cuyo factor común es precisamente ese: gira en torno a esas luchas que dan título a la obra. El autor fue consciente de la importancia de la memoria vivida desde sus primeros trabajos. Al menos tanto como la de esos documentos que tanto nos ha costado ver, parte de los cuales aún oculta el poder.

Apoyó proyectos pioneros como el de AGE (Archivo Guerra Exilio), fue durante cinco años coordinador científico del proyecto Todos los Nombres y ha colaborado en numerosos encuentros y jornadas. Por otra parte ha investigado alguno de los grandes proyectos republicanos, caso de la reforma agraria, y, muy especialmente, la implantación del fascismo, agrario y clerical, en la zona suroeste de España.

Lo que ahora se presenta es el trabajo de muchos años de reflexión y de lo que algunos llaman de manera peyorativa historia “militante”. Esta militancia, en el sentido de combate dialéctico, nace de la seguridad de que, en lo que respecta al pasado histórico, nadie nos va a regalar nada. Lo que tenga que quedar de aquella época está en nuestras manos, no en la de instituciones que no desean que se conozca su pasado ni en la de un personal político y administrativo a su servicio.

De todo ello trata esta obra que ahora reúne treinta artículos publicados a lo largo de trece años, años clave que encontraron su final en la llegada del PP al poder tras la caída de un PSOE caracterizado siempre por su tibieza en estas cuestiones.

 

DEL AUTOR:

Francisco Espinosa Maestre (Villafranca de los Barros, Badajoz, 1954), doctor en Historia e historiador. Por otra parte es autor de diversos libros y artículos sobre la República, la guerra civil y la represión franquista en el suroeste y sobre su memoria e investigación posterior. También fue autor del Informe sobre la represión franquista entregado al juez Garzón y miembro de la comisión que le asesoró en su iniciativa. Ha coordinado trabajos sobre las consecuencias del golpe militar en todo el país, caso de Violencia Roja y azul. España, 1936-1950. Desde su fundación en 2005 y hasta 2010 fue coordinador científico del proyecto Todos los Nombres. Entre sus obras destacan La guerra civil en Huelva (1996), La columna de la muerte (2003), La justicia de Queipo (2005), La primavera del frente popular (2007), o Callar al mensajero (2009).

Reseñas

Escribe tu opinión

Lucha de historias, lucha de memorias. España 2002-2015

Lucha de historias, lucha de memorias. España 2002-2015

Dentro de cierto tiempo habrá quien diga que la lucha de ciertos historiadores a partir del final de la dictadura por restablecer la verdad de lo ocurrido y el movimiento social pro memoria desde fines de los noventa y muy especialmente de la pasada década, no existieron o no tuvieron la menor importancia. No sería la primera vez que esto ocurre en nuestro país.