Felices como asesinos Ver más grande

Felices como asesinos

978-84-672-4278-2

Usado

El 26 de febrero de 1994, tras una errática investigación, la policía descubre enterrados en el jardín de Fred y Rosemary West los restos de su hija Heather.

Más

1 Ejemplar

Felices como asesinos

Felices como asesinos

El 26 de febrero de 1994, tras una errática investigación, la policía descubre enterrados en el jardín de Fred y Rosemary West los restos de su hija Heather.

Enviando, espera por favor...

¡Tu pregunta ha sido enviada! Te contestaremos tan pronto como sea posible.

¡Lo siento! Ha ocurrido un error enviando tu pregunta.

5,00 € con IVA

Ficha técnica

Autor/a Gordon Burn
Traducción Herminia Beria y Antonio Resines
Descripción física 14,4 x 22 cm, 434 p.
Año edición Barcelona, 2011
ISBN 978-84-672-4278-2
Editorial Círculo de Lectores

Más

El 26 de febrero de 1994, tras una errática investigación, la policía descubre enterrados en el jardín de Fred y Rosemary West los restos de su hija Heather. El matrimonio ya había sido denunciado hacía unos cuantos años por una jovencita que había trabajado como canguro en su casa, y que fue secuestrada, torturada y sometida a todo tipo de ultrajes, pero el procedimiento se había resuelto con una multa a los West y poco más. Pero ahora, en el atroz rompecabezas compuesto por los huesos de Heather, hay un tercer fémur que no le pertenece. Las excavaciones continuarán, y en los días siguientes, los restos de otras ocho mujeres son encontrados en el jardín y en el interior de la casa de los West, que los periódicos bautizarán como «la casa de los horrores». Un libro arriesgado, obsesionante, que nos obliga a indagar en el enigma del Mal, un libro con una estructura que de alguna manera refleja esa casa laberíntica, ese impenetrable castillo sadiano donde el padre iba agregando habitaciones, empalizadas, puertas infranqueables que no permitían ver desde el exterior ninguna actividad de sus moradores. Burn reconstruye las vidas de los West desde la infancia, los sitúa en el tejido social, los va siguiendo en sus mudanzas, en sus relaciones, en la progresiva cristalización de un universo de pesadilla lleno de rituales obscenos, en la constitución de esa esperpéntica familia que vivió durante años rodeada de vecinos en una pequeña ciudad de Inglaterra, sin que nadie viera nada, oyera nada, dijera nada.

Reseña del libro

Reseñas

Escribe tu opinión

Felices como asesinos

Felices como asesinos

El 26 de febrero de 1994, tras una errática investigación, la policía descubre enterrados en el jardín de Fred y Rosemary West los restos de su hija Heather.

Productos Relacionados