¿Por qué Quilombo?

¿Por qué Quilombo?

El pasado 23 de mayo, abrimos las puertas de la librería "Quilombo" en la plaza del Pelícano. Por fin, después de una incierta travesía, pudimos convertir el enjambre de cajas en un espacio llenico de libros, de diversas materias, autorías y edad, que iremos compartiendo en este espacio.  

¿Por qué Quilombo? Entre las múltiples tareas que requiere la apertura de una librería, una de ellas, no menor, pero más amena que otras, sobre todo las vinculadas a eso que denominaremos "burocracia" (¿cómooooo? ¿que hay que cambiar la instalación eléctrica? Noooo), es darle un nombre. Y una de las formas para elegir el nombre de la criatura fue releer esos libros que, por motivos literarios, íntimos, azarosos, o quién sabe, forman parte de nuestro equipaje de páginas queridas.

Y en uno de ellos, Patas arriba. La escuela del mundo al revés, de Eduardo Galeano, nos reencontramos con la historia de los quilombos. Quilombo, hoy en día, se entiende como sinónimo de “desorden”, “caos”, “alboroto”, etc. Pero en su origen, el término quilombo es una voz africana procedente de la lengua bantú, que puede ser traducida como “campo de iniciación”.

En Brasil, quilombos fueron los espacios de libertad que fundaron, selva adentro, las personas esclavizadas que lograron huir de las plantaciones y minas donde eran explotadas, para realizar las tareas más inhumanas y sin ningún tipo de derechos. La organización de quilombos más importante se dio en Palmares (1580-1710), en el estado brasileño de  Pernambuco, que logró resistir los ataques de potencias en esa época como Holanda y Portugal.

En los quilombos comenzaron a desarrollar formas de vida comunitarias, libres y en las que pudieron defender su cultura propia. Los quilombos fueron, por tanto, focos de resistencia colectiva al sistema de esclavismo.

En el libro citado, Galeano, a raíz de la desmemoria acerca del origen de la palabra quilombo, señala que "la historia real de la conquista y colonización de las Américas es una historia de la dignidad incesante. No hubo día sin rebelión (...); pero la historia oficial ha ninguneado casi todos estos alzamientos".  

Más allá va María Laura Bergel, en su artículo "Los quilombos y su influencia en la interpretación cultural afrobrasilera. Una aproximación antropológica" (abril de 2006), cuando reflexiona sobre el propio significado histórico que ha trascendido de estas comunidades: "Parece ser, que quilombo dentro de Brasil fue y sigue siendo simplemente un conjunto de negros agrupados. Es para pensarlo". Ella cuestiona la concepción historiográfica tradicional del quilombo, "un estereotipo asociado" a las personas esclavizadas fugitivas "que sobrevivían en un lugar aislado y despoblado (...). Esta perspectiva no da cuenta del intercambio y diversidad de relaciones de las comunidades negras con la sociedad esclavista. Se trata de una visión estrecha que refleja la `invisibilidad´ de la historia oficial, cuya ideología ignora los efectos de la esclavitud y la cultura africana en la sociedad brasilera. Así, se incorpora la visión de la clase dominante de la época que ve al quilombo como un acto delictivo, aislado física y económicamente del resto de la sociedad". 

Nos pareció una historia interesante de la que queremos seguir aprendiendo. Y así fue cómo este trocito de la plaza del Pelícano se llama "Quilombo".

Leave a Reply

* Name:
* E-mail: (Not Published)
   Website: (Site url withhttp://)
* Comment:
Type Code